2/4/08

El secuestro de la lavadora

Me he cargado la lavadora. Así como suena. No es que me la haya echado a los hombros a lo fornido butanero vasco. No. No tiene más interpretaciones. Y para ser más precisos: me he cargado la puerta de la lavadora con toda mi ropa dentro.

¿Sabéis esa pestañita con pinta de endeble que hace click y recuperas tu ropa con los tejidos algo más dañados por la cal y todas las micropartículas (bolitas de color azul para entendernos) y el montón de tensoactivos pero oliendo al frescor de los alpes suizos (a ti como a mí te olerá a limpio solamente pero eso seguro que es porque nunca has estado en los alpes suizos)? ¿La visualizas?

Pues yo la puedo visualizar más de cerca porque me la he quedado en la mano, el click ha hecho click de verdad, y aquí está... y mi ropa dentro capturada cual rehén vietnamita y yo sin poder comunicarme con ella para saber como se encuentra de fresca en su aroma o si se están traspasando los colores sin ton ni son o si hay algún maldito elástico que ha decidido deshilacharse justo hoy.

Ya véis que la situación era de alerta máxima, a punto he estado de escribirle una carta al Rey que lo he aprendido yo viendo la noria y a Mario Conde, pero tal y como está Correos he cambiado de opinión y justo cuando corría a marcar el 112 solicitando a los geos competentes del lugar de mi domicilio, la neurona menos esquizoide se ha despertado y recobrado el sentido común del que suelo hacer gala allá donde voy.

He cogido un destornillador y he hecho palanca y he rescatado al rehén sin gases lacrimógenos y sin la intervención de Hugo Chaves, todo un logro, y me he dicho: ponte a estudiar gilipollas que has perdido mogollón de tiempo para tender cuatro camisetas y dos toallas, no, no, eso debería haberme dicho, lo que me he dicho ha sido: voy a seguir haciendo la gilipollas un rato más y me escribo un post que me avergüence publicar pasados cinco minutos

cuatro
tres
dos

uno

32 comentarios:

  1. Y es que cuando el cuerpo dice NO VOY A ESTUDIAR...

    Hija, pues muy de ingenio y resolución ha sido lo del destornillador. yo habría pateado la puerta.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que no lo has roto adrede, para tener una excusa...

    ResponderEliminar
  3. PRINCESS HOOK ON CAFFEINE: Hay males que no tienen remedio... y ése es uno de ellos

    MERCE: Pues no lo he hecho adrede, pero que se prepare el frigorífico...

    ResponderEliminar
  4. Estàs muy mal, que lo sepas.

    ResponderEliminar
  5. Y eso que las lavadoras están preparadas para la vida moderna XD

    Yo hubiera dejado la pestañita encima de la lavadora hasta que alguien la viese. Ahhhhhh, no sé, pufff, me la he encontrado en el suelo y la he dejado ahí... :) lo lailo la...

    Si hubiera estado sola la cosa cambia. Entonces sólo hay que llamar a tu hermano. Se ha roto la lavadora. Y le pasas todo el peso de la responsabilidad. Desde entonces él se la ha cargado y sobre él pesa arreglarla. Si le pasa algo a tu ropa será él el culpable, claro.

    ¿Se pueden escribir cartas al rey? ¿Cómo? Cuenta, que me gustaría poner un penfriend en mi vida :D

    ResponderEliminar
  6. que completita eres... opisitora y apañá!

    ResponderEliminar
  7. Las lavadoras las carga el diablo, querida Sometimes... Antes se comían uno de los dos calcetines. Ahora, por lo que se ve, directamente bloquean la puerta para zamparse toda la colada. ¿Tendremos que volver al taparrabos para evitar males mayores?

    Por cierto, a mí se me bloquea el frigorífico con todas las cervezas dentro y llamo al Rey, a Hugo Chávez, a los GEO y a quien haga falta :-)

    ResponderEliminar
  8. ¡Di que sí! ¡Hay que demostrar a las máquinas quiénes son sus auténticos dueños! Y sin pagar rescate... Enhorabuena, je, je...

    Si es que va a ser verdad que cualquier excusa es buena para dejar de estudiar, aunque sólo sea un ratito pequeñito...

    ResponderEliminar
  9. En mi casa es que hace años que la lavadora es de carga superior y la pestañita es distinta y no se rompe tan fácilmente.

    Pero qué divertido ha sido leerte de nuevo, graciosa, pijo.

    ResponderEliminar
  10. Avísanos si llevas a reparar la lavadora o si compras otra. La historia promete!! :D

    (Ramón)

    ResponderEliminar
  11. qué gracia tienes contando las cosas, puñetera...pos, la verdad...es que un click es la diferencia entre una colada normal o perder toda la mañana...

    ResponderEliminar
  12. IMOGEN: Pues puede que tengas razón... ya sabes:
    1. El brekindans
    2. El crusaíto
    3. El maikelyason
    4. El Robocop

    MAGA: Pues yo no tengo hermano ni tampoco hermana menor... la menor que se carga las culpas siempre he sido yo, debe ser por eso que estoy aleccionada para encontrar solita la solución que nadie va a cargar con el marrón ;P.
    Para lo de las cartas al Rey tienes que ver pseudo programas del corazón tipo La noria y ahí te lo explican todo... aunque no sé si tú podrás soportar a Terelu mucho tiempo...

    BRIGATE: Ya ves... lo que se dice un buen partido ;)

    MAS CLARO, AGUA: Pues ten cuidado, lo mismo esto es sólo el principio de una gran conspiración del electrodoméstico y el microondas nos tiene preparado más de una desagradable sorpresa...

    JUAN RODRÍGUEZ MILLÁN: Pues en el rescate no había pensado... pero estoy casi segura de que me lo comunicará el técnico que venga a repararla ;)

    MEG: UY, muchas gracias... lo de la carga superior parece un gran invento, sí señor. Un besico, bonica rematá (mama's SIE TM)

    RAMÓN: Como los grandes reporteros... seguiremos informando. Un besico

    LOLA GRACIA: Por fin, por fin alguien entiende que estaba más que justificado perder toda la mañana, gracias gracias por acompañarme en mi pena ;P Un besico hermosa ;)

    ResponderEliminar
  13. Juan11:40

    Siempre haces que me ría a carcajadas, auqnue ese momento que describes con tanto realismo es para cagarseenlaputa. Por cierto, ¿por qué no has puesto que también había bragas? ¿arreglada ya?

    ResponderEliminar
  14. Un día que tengas tiempo me explicas porque cada vez que pongo un comentario...me sales con lo de Eurovision. Es un misterio que no acabo de pillar....

    ResponderEliminar
  15. Ya sabes nena, como muestra de que estoy como una puta cabra ¿no has dicho que estoy muy mal?

    ResponderEliminar
  16. De eso, nada! Tus post son siempre fantásticos.

    besos

    ResponderEliminar
  17. jajjajaja, que post tan bueno, jejeje

    ResponderEliminar
  18. maskmilpalabras22:40

    Weno tranqui a mi me paso lo mismo pero con lavadora llena y espumosa. Para recuperar la ropa tuve que convertir la cocina en una piscina...

    ResponderEliminar
  19. D.E.P Tu lavadora. El calgonit y los trapos sucios no la olvidan

    ResponderEliminar
  20. ¡¿AQUÍ QUE PASA QUE NADIE POSTEA?!

    ResponderEliminar
  21. SINTAGMA: Gracias, gracias... ya sabes, los halagos de tu parte cuentan doble.

    KORNIKABRO: Para eso estamos... para echarnos unas risas ;)

    MASKEMILPALABRAS: La cocina-piscina-fiesta de la espuma podría ser el invento que el siglo XXI está esperando, así que... Y por supuesto, bienvenid@ :P

    SIXTO: La corona de flores más bonita fue la de la ropa de color, sin duda. La querían tanto...

    PRINCESA CAFEINÓMANA: He estado de mini-viaje no ocioso en Sevilla... en cuanto tenga un rato os hago la crónica ;)

    ResponderEliminar
  22. Hola! Muchas gracias por tu comentarios en nuestro blog... ya hmeos seguido tus consejos... pero me puedes decir cómo has llegado hasta él??

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  23. Hola Edu... un placer, yo te lo puedo explicar, de hecho lo explicaré en el próximo post, pero Alberto te lo puede explicar muchísimo mejor que yo ;P. Muy rápido en contestar... eso siempre se agradece. Y, bueno, bienvenido ;)

    ResponderEliminar
  24. Podría vivir sin muchas cosas, excepto sin internet y sin lavadora. Ojo si la arreglas, que hay mucho reparador/timador a domicilio.

    ResponderEliminar
  25. La culpa es del PSOE y de la oposición, que usan el terrorismo y el secuestro como arma (véase el capítulo de Friends de Tararea mientras Mea).

    Yo me murcianizo y tus electrodomésticos se vasquizan, va a ser cosa del destino... que nos espera en un cine en día festivo.

    A todo esto, abrir una lavadora sin manilla es como manejar un ordenador sin ratón, cosa de los elegidos, así que plantéate presentarte a la próxima asamblea murciana esa.

    Cuando consiguió abrir la lavadora con su colada, de ella salieron unos pitillo. De un portazo la volvió a atrancar y se marchó con aire indignado. "Qué hijas de putas, que son las musas", murmuraba.

    Nota: Ay, echaba de menos esto.

    ResponderEliminar
  26. Dios mio! nos has abandonado

    ResponderEliminar
  27. Jejeje, me has hecho sonreír Sometimes. Chas gracias maja.

    A mí me ocurren cosas más emocionantes y misteriosas. Por ejemplo, perdí los botes pa rellenar la lavadora que vienen dentro del tambor de detergente y estuvieron desaparecidos durante varios meses. Al final no los tenía secuestrado nadie aunque yo echara la culpa mentalmente a las visitas, quedaron en un rincón de la bañera ve tú a saber siguiendo que ruta extravagante. Pero quien mira más allá de donde se ponen los jabones a la hora de ducharse. Es como se hubieran escondido en la conchinchina.

    La cosa es que ya me he acostumbrado a usar un vaso y me da no sé que volver a lo anterior. Creo que siento que estaría involucionando...

    Un abrazuco.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo16:27

    joder,me hapasado lo mismo, lo peor es que no estoy en mi asa, por ende, la lavadora no es mìa. que cagada

    ResponderEliminar
  29. Anónimo16:30

    estaba buscando una solución o un reparador. logrè sacar mi ropa al menos. pero me siento un gilipollas. lo extraño es que no usè tanta fuerza. en fin.

    ResponderEliminar
  30. Anónimo17:22

    Sabes cómo he llegado hasta tu blog???? esta mañana puse en google..."cómo abrir una avadora sin manilla"....
    sí, esta mañana me quedé con la manecilla en la mano de una lavadora INDESIT

    por cierto que hiciste con la lavadora?????

    ResponderEliminar
  31. Pues lo dicho, metí la punta de un destornillador plano e hice palanca hasta dar con el huequecillo y presionar y así hemos seguido (ahora tardamos tres segundos) porque hay modelos a los que el fontanero les puede reponer una especie de manecilla universal que existe pero para el mío no le encajaba ;).
    A ver si tú tienes más suerte.
    Gracias por tu comentario y vuelve cuando quieras

    ResponderEliminar