12/2/06

Soft Sensation Vitamin Care I

Me dejó reflexionando el comentario de Stifmeister sobre mi primera actitud ante el anuncio de N. Álvarez y Astor, una actitud de sarcástico rechazo... así que recapacité y me decidí a reescribir la historia desde otro punto de vista... ¿habrá más suerte?.

Es viernes, un viernes sin plan, en la tele una chica guapísima, elegante modelo y mamá recientemente, me cuenta sus secretos para ayudarme en esta vida cual profesional del glamour que es, descubro gracias a su perfecta dicción que el Nuevo Soft Sensation Vitamin Care es su barra de labios preferida (y eso que acaba de salir), porque hidrata más mejor que ninguna, y además y por el mismo precio, es su mejor guardaespaldas.
No hay más que hablar, este consejo debe ser una señal divina para que mi vida y yo misma podamos ser tan maravillosas como ella, corro a coger las llaves y el bonobús (*véase post anteriores que revelaban que ni carnet ni coche), pensando que en diez minutos me planto en el Cortinglés y doy un giro a mi existencia... sentada en la parada del autobus empiezo a sospechar que voy a necesitar algo más de diez minutos para plantarme en cualquier sitio.

Una adorable viejecita, de las que sólo son adorables en apariencia y mientras no hablan, inicia contacto visual... se acerca... deja el bolso junto a mí... se decide a sentarse... mirada interrogante... la superpregunta se acerca... ¿Estás esperando el 92?, aprovecharé para explicar porque me irrita sobremanera esta pregunta: SÓLO PASA EL 92 POR ESA PARADA, no hay más líneas que paren ahí, y lo peor es que no sólo lo sé yo sino que ella también porque lo coge 300 veces a la semana para ir a hacer cola al centro de salud y más de una vez he sido testigo de cómo ella burlonamente le respondía a alguna jovencita extranjera a esa misma pregunta con "Si no hay otro, ¿cual voy a esperar, nenica?" jiji jaja... ya tengo chiste para contar con las compis en el bingo.

En fin, educada y pacientemente constesto con brevedad a esa y otras insulsas preguntas de su cuestionario habitual: padre, madre, oficio, estudios, predicción metereológica para hoy, para mañana, estado civil, posible compatibilidad con varones de su línea de descendientes directos: hijos, nietos y también colaterales: sobrinos, sobrinos-nietos... Todo eso hoy no importa porque en breves momentos el mundo será mío!!!!!!!!!, bueno, no, tanto no decía el anuncio...

He necesitado unos 35 minutos pero al fin estoy plantada donde yo quería, es decir, en la planta baja del Cortinglés sorteando perfumeras que te disparan a los ojos y/o al reloj, publicitariantas varias, y buscando entre los millones de stands que se concentran cuál es el de Margaretastor, por supuesto miles de dependientas, promotoras o como quiera llamarse esta semana el colectivo, te preguntan qué quieres, qué deseas, qué buscas... miles, pero todas del stand equivocado, cuando consigo encontrar la de la marca en cuestión ésta no te hace ni puto caso ni falta que hace, pues ya está ella ocupadisísima hablando con otra promotora prima suya a la que contrataron por su milagrosa intercesión.

- Estoo, perdona, oye, couf couf
(toses varias), hola, podrías... HEY!!!
- Siiii?????????????
- Hola, buenos días, vengo a por un guardaespal... esto, a por una barra de labios, la nueva que anuncia N. Álvarez... (intento evitar pasar el trago de decir el supernombre, superglamouroso por supuesto, pero en superinglés)
- Ah, sí, la Só Sesasió
- Sí, esa (si llego a saber que se puede decir así de mal no lo evito...)

Bien, aquí informaré a los no familiarizados con el mundo de la cosmética que hay dos tipos de clientes: los que son creídos a la primera porque su palabra es sagrada y los que por muy seguros que se muestren del producto que quieren siempre son invitados a pensárselo mejor. Por supuesto, yo pertenezco al segundo especimen, así que ante la muestra de tonalidades y tras discretas pruebas en el anverso de la muñeca, da igual las veces que yo solicite el raspberry crystal care nº1315 porque otro igual número de veces me será aconsejado que a mí por el blanco de piel, el negro del pelo, el color de los ojos, la talla de zapatos o el ángulo de las mejillas me sentaría mejor el strawberry shine extreme nºX.
Un buen "He dicho que me llevo éste, me lo cobras tú o se lo digo a tu compañera" suele ser el punto final de estas discusiones porque hace saltar las alarmas ¡¡¡comisión perdida!!! ¡¡¡comisión perdida!!! con lucecitas de colores incluidas que se reflejan en el odio intenso de sus ojos.

Pagado y en mini-bolsita de plástico viaja en mi bolso hacia casa el elixir de la felicidad... tras seguir las instrucciones de manejo y aplicación seré, como decía Nieves, "¡increíblemente irresistible"... pero esto ya lo cuento el próximo post que éste es ya demasiado largo...

17 comentarios:

  1. Jaja, menos mal que stifmeister te hizo reflexionar, no soy una mujer, pero vamos, todo lo que dices es totalmente aplicable con pequeños cambios...
    La verdad es que las mujeres lo tenéis más facil que los tios, que quereis ser las reinas del mundo, un pintalabios y tirando... que os quereis sentir seguras, compresas con alas, os envidio.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, el mundo femenino sería maravilloso si los anuncios publicitarios tuviesen un ápice de veracidad, además, los chicos también lo tenéis suuuuper fácil, sólo necesitais un desodorante para ser los reyes del mundo, es más, apuesto a que es más barato que la susodicha barra de labios. Ciao
    PD. Gracias por seguir mi corriente irónica jaja

    ResponderEliminar
  3. Jeje. Sobre todo, avisa si funciona.

    ResponderEliminar
  4. Esta claro que el mundo de los cosméticos es un universo aparte, ya me lo has demostrado muchas veces ante la variedad agobiante de marcas y tipos diferentes de potingues varios, una suerte de disciplina casi – académica más cercana a la alquimia que a la ciencia. En fin quisiera decir que esta claro que es una autentica odisea, sobre todo en lo referente a encontrar quien te atienda y esquivar a esas... ejem... “promotoras”. Ya sabes que pertenezco al colectivo “Asociación de Caminantes de Centro Comercial Cabreados con las Promotoras que Tiran a Matar con los Chorros de Perfume”... para abreviar “MUJODIDOS”. No se si miran, ni siquiera se si saben mirar, simplemente tiran un chorrazo donde les parece, y te sonríen como bobas mientras tu gritas: “¡¡¡Ooooohhhhhh, me derrito, me derritoooo!!!”
    Luego esta eso de “raspberry crystal care nº1315”... ¡¡1315!! ¿Hay antes que ese 1314? ¿Qué clase de industria es esa, en que se basa para poder colocar tamaño volumen de producto? ¿Acaso es el año en el que una oscura aristócrata de la Edad Media invento la formula para que esos productos atrajeran la atención femenina y, una vez usados, atontaran la voluntad masculina? ¿O es el numero de veces que tienes que usarlo hasta darte cuenta de que has dejado tu dinero a una multinacional para usar un producto sin el cual sigues siendo tan guapa como realmente eres? (Y lo eres).
    Muchas reflexiones, un post estupendo y espero con impaciencia leer la continuación. Ah y todo mi apoyo respecto de la venerable anciana del bus, también pertenezco a la “Federación Nacional de Asociaciones de Apoyo a Damnificados por Pesados del Transporte Publico”... abreviando “MUJODIDOS...TAMBIEN”. ¡¡Animo, no estas sola!!

    PD: Cierto, con un desodorante quizá nos apañamos... pero y lo entretenido que debe ser tener tanta variedad de cremas. ¿Qué tenemos nosotros? UNA, estantería nada mas... y la mitad es de productos para el afeitado. ¡Que vergüenza!

    ResponderEliminar
  5. Anda que si yo viviera en Murcia ibas a estar tú un viernes por la noche sin plan...
    Impensable.

    ResponderEliminar
  6. Oh sagrado sarcasmo! descendientas de Maitena y demás! Os adoro (sí, os adoro, sobre todo porque es una palabra más redonda que "quiero", mira repítela "adoroooo", evidentemente no suena igual) por hacer que entendamos un poco más esta realidad de multinacionales y corporaciones tan loca que nos toca vivir. La epopéyica excursión al cortaíngles es digna de un apéndice de la Odisea homérica (perdona las referencias, se me escapan a la mínima, no volverá a ocurrir). Pero lo que de verdad me ha hecho disfrutar ha sido tu cariño por lo costumbrista, sí señor, esa anciana sacad de una película de Almodóvar, algo loca y con ese gusto por las conversaciones sin sentido; qué entrañables personajes tan españoles y castizos. En fin amigos, ya lo sabéis, aconsejád a vuestros conocidos este blog, rezuma más ironía y sarcasmo por palabras que cualquier otro de la intrincada bloggosfera.

    besitos

    ResponderEliminar
  7. tengo que pararme en esa parada de bus para saber todo sobre tu vida? tu edad, tus gustos, tus preferencias, tus pretendientes.... lo digo por coger el bus ese algún día jijij...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:05

    ay perdona, ese era yooooo (pedro)

    ResponderEliminar
  9. XPHOBOS: Hola, me alegra verte por aquí de nuevo, enseguida, en el próximo post, descubrirás la eficiencia de la esta "maravilla".Ciao

    RUFUS: El número lo he puesto un poco a boleo, pero no dudo de que haya 1315 tonalidades de rosa, incluso nuevos estudios afirman que podría haber hata 1317 jeje, gracias por lo de guapa jaja, pero estás exagerando la percepción de los lectores que no me conocen. Por cierto, ¿qué tienes tú encontra de las paradas de bus... si ya tienes coche? jaja. Ciao tesoro

    STIFMEISTER: Claaro, tú vas por ahí poniendo esos comentarios y luego no quieres que te acusen de que mi premio literario ha sido tongado jaja. Ciao cuore

    TOQUINHO: Con lo de Homero te has pasao' tres pueblos jajaja,igual que le digo a Rufus, creo que exageras, pero lo discutiremos en persona jajaja. Gracias por seguir por aquí. Ciao cuore

    PEDRO: ¿No estás llevando demasiado lejos tu usurpación de la personalidad de Félix? jajaja. Ahora, en contestación a tu pregunta, NO, no es necesario abordarme en la parada del autobús para saber de mi vida... normalmente miento jaja. Ciao

    ResponderEliminar
  10. Lanzamientodecañing II: "Sometimes, ¿alguna vez te han dicho que tienes la mirada enigmática de Susan Sarandon?"

    ResponderEliminar
  11. Vaya, Stif, veo que no soy la única que ve la tele jajaja...

    ResponderEliminar
  12. La próxima vez prueba a bajar al Mercadona y comprarte unas palomitas de microondas, te pasas por el videoclub y pillas una buena peli y por el quiosco a por carámelitos ácidos. Yo creo que la noche del viernes será mucho mejor.

    En respuesta al de la asociación contra las promotoras, tengo que decir y perdón por la palabra, que es un trabajo muy puteado y mal pagado (que espero no volver a necesitar), en el que se aguanta a muchos personajes (entre ellos compañeros de trabajo y jefes) con una sonrisa falsa con tal de llegar a casa con 4 duros de mierda en el bolsillo después de hacer más horas que un tonto. Y en esos cuatro duros entran también los asquerosos comentarios que te hacen por llevar una falda que en un estado normal no te pondrías ni muerta y no moverte de un metro cuadrado aunque tus piernas se conviertan en palos, no sea que te tire el de seguridad a la calle.
    Las del corte no sé cuantas horas harán, pero igual a la séptima les cuesta un poco fijarse dónde cae el chorrito de colonia...

    ResponderEliminar
  13. INBLU como ya confesé post atrás mi madre tiene una especie de tienda de chucherías y prensa... mmm, así que añadiré que no sólo me quedé viendo Engaño (un programucha de T5) sino que me atiborré de ladrillos, dulcipicas y fresas silvestres de las de toda la vida jajaja.
    En cuanto a lo del cortinglés, pues hay de todo, como en la viña del señor, las que se les nota en la mirada la resignación que tú mencionas y las otras, que son un poco lerdas porque sí... bueno porque sí no, porque se lo tienen creído ¿el qué? nadie lo sabe...estas últimas son las que no es que te sonrían falsamente (cosa totalmente comprensible, yo misma paso así mis horas de dependienta ocasional) sino que directamente te miran con desprecio, yo normalmente lo achaco a que miran con incredulidad la pinta con la que me atrevo a salir a la calle... el Sr. Rufus no sé a qué lo achacará.
    Muchas gracias por comentar... que sé que deberías estar descansando jaja. Ciao

    ResponderEliminar
  14. Hago uso de mi derecho de réplica por alusiones... Bueno, iba a decir algo de todas maneras. Nada tengo en contra de las trabajadoras de pro que se ven obligadas a soportar uniforme, jefazos y babosos, y mucho menos critico el que estén de pie todo el día enchufando a los clientes. De hecho debe ser bastante duro saber que la mayor parte de la gente pasara de ti, como si fueras una parte mas del mobiliario (de hecho hay empresas que cuidan mejor sus mostradores de cristal que a los empleados). No, no me quejaba de eso. Quizá estoy volcando aquí mis fobias personales, en un intento de dar salida a las muchas frustraciones que han hecho de mi el ser perturbado que aquí dejas sus comentarios. Puede ser una mala experiencia, como la vez que no solo me echaron en los ojos eau de algo, sino que además era perfume femenino. Y creeme, la sonrisa de falsete de ellas jamás será tan falsa como la mía al responder: “No importa, solo necesito mis ojos para ver”. Incluso, como poder puede darse el caso, simplemente las promotoras han sido unas victimas mas de mi trastorno crónico de invención compulsiva de asociaciones entupidas. No lo se, solo se que respeto a todos los que desempeñan su labor en este mundo, sobre todo si no se ven recompensados como es debido, entonces los admiro por saber mantener el tipo.

    En virtud de la diosa Corrección y de su cuñado el Buen Rollito, pido disculpas públicamente a quien pudiera haberse sentido ofendido, y si es necesario subir a la Fuensanta de rodillas ahí estaremos, echando los restos.

    Atte.

    Rufus T. Firefly

    PD: Mmmmm... la razón de la mirada de ALGUNAS promotoras... No había pensado en ello, aunque en mi caso creo que es porque detectan un caso perdido de antiesteticismo crónico.

    ResponderEliminar
  15. Sometimes, ya veo que compartimos los mismos gustos, inquietudes y costumbres televisivas...

    Mariano's fan

    ResponderEliminar
  16. Nada hombre, no hace falta subir a ningún lado de rodillas. Entiendo que tus ojos no fueran el sitio más indicado para tirar la colonia... y supongo que todos alguna vez nos hemos quejado de algún colectivo de trabajadores. Siento mi rebote.
    Paz y amor :P

    Ah! Sometimes, te voy a dar mi dirección para que cuando sea mi cumple me envies una bolsa de chuches como cuando eramos pequeñas... jeje.

    ResponderEliminar
  17. Hombre, STIFMEISTER, en honor a la verdad, yo no me considero una fan de Mariano, en todo caso, prefiero a la hierbas jajaja. Ciao cuore
    INBLU: lo de las golosinas está hecho, es más, si quieres te las pongo en una bolsita de plástico cónica con la cara del pato donald o similares y, por supuesto, un lazo rojo que sujeta una trompetilla de plástico para dar la lata allá donde vayas jajaja. Ciao

    ResponderEliminar