20/7/08

Teo en la biblioteca... dando porculo tó la tarde. A chatear a casa de tu prima, coño ya.


Iba a meterme en la cama... sola ¡viciosos mal pensados!. Y de repente, me he dicho: ¡Hostias! Si yo tenía un blog. Y aunque mi cansancio agónico de viajes feréñicos, bibliotecas, convocatorias, gritos y carperis tiraba con fuerza hacia el fresquito de mi lecho de paz mi otro cansancio de rutina opositoril de mierda me recordaba que ya estoy como todos los veranos, que se me ocurren un montón de cosas bajo el aire acondicionado pero luego el hecho de llegar hasta el cuarto donde está el ordenador a 40º hace que no me parezcan tan graciosas para ser contadas, tan estúpidas para ser publicadas, tan filosóficas para ser compartidas. Son mil cosas a la vez. Es un no sé qué. ¿qué ha sido de Carlos Mata?. Mi vida eres tú y solamente tú. ¿Veis lo malo que es que te dé el sol en la cabeza? Sal con gorra, bebe agua y toma melón ¿es que no ves la tele en verano?.

Y es que tengo unas increíbles ganas de no tener ganas de nada.
Las dos últimas semanas de Julio al sol de las bibliotecas creo que van a marcar un antes y un después en mi vida. Por las mañanas siguen abiertas las de siempre... con su nuevo horario y su nuevo vestuario veraniego de la bibliotecaria. Pero ya no están las caras de siempre, solo la de los cuatro renegados en los que nunca te habías fijado pero ahora sólo puedes fijarte en ellos porque sólo están ellos, bueno, ellos y tú, haciendo un baile de miradas furtivas y de sonrisas forzadas que esconden una competición por la victoria... la victoria del que mañana NO VIENE, y lo sabe, pero tú no lo sabes y piensas que es otro puteado estudiando como tú, y lo sabe, y por eso te mira simulándose pringado y disimulando esos sentimientos de maldad. TÚ ERES LA RIVAL MÁS DÉBIL.
Yo soy la rival más débil, y lo saben hasta los futuros policías locales que están tarde tras tarde rodeándome en la biblioteca del Puertas, y a los que espero, de todo corazón, por interés público y por salvaguardar la seguridad de la nación, que no destinen jamás de los jamases a las inmediaciones de un colegio o jardín porque la cara de odio con la que miran a los niños que hablan alto no augura nada bueno. Y con los puñetacillos de mini rabia en la mesa y sus resoplidos de hartazón he averiguado que ellos no sabían que los niños pequeños cuando no tienen colegio se van a la biblioteca del centro cultural a chatear y a leer Teo en la playa mientras esperan para chatear. Y que te toca joderte. Y así es. Y eso es lo que hay. Y como todavía no tienen pistola no le pueden volar la cabeza a la bibliotecaria de los tacones que habla más alto que los niños gritan peleándose por quién saca hoy Piratas del Caribe II.



  • Will: No sé si esto es una locura... o una genialidad.
  • Jack: Es increíble lo a menudo que coinciden esos dos conceptos. Piratas del Caribe. La maldición de la perla negra.





- Oye SIE, que esto de las citas de Piratas del Caribe ya estaba inventado.
-Sí, pero a mí tampoco me da la gana de poner el link al ozkblog

11 comentarios:

  1. "TEO, TEO, TEO, QUE HASTA EL NOMBRE LO TIENES FEO"...

    (Letra de una chirigota de Cádiz dedicada a su alcaldesa, Teófila Martínez)

    :-)

    ResponderEliminar
  2. Señorita Strangers,

    Me gustaría que publicara usted una afoto de su nuevo y radical corte de pelo que a buen seguro la afavorece un montón.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué ostias pasa aquí? ¿Quién está molestando a mi Sometimes que le pego? Amos hombre!

    Y ES ASÍ. ES ASÍ.
    Viá tener que ir yo a esa biblioteca a poner orden.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo13:17

    Ay, Murcia en verano...
    Ay, las bibliotecas...
    Ay, los instintos asesinos...

    Mira que me pienso y repienso ir a estudiar, pero luego me hago la composición de lugar y entre que voy a salir de allí con los nervios de punta y con los pelos, de paso, también, x lo del clima congelador sí frost, me da cosica.

    Tienes mucho mérito XD
    zorry por el borrado
    OP

    ResponderEliminar
  5. Ains, afíjate, que no echo de menos nada de nada de nada eso que estás contando... Benditos tapones No-Ton amarillos de mi vida y de mi amor.

    Lo de las bibliotecas en esta ciudad no tiene nombre. O sí lo tiene, pero suena feo y no quiero ponerlo. Por eso yo opté tiempo ha, cuando me tocaba hincar codos en my summer time, por irme al aula de estudio de la university. Que también tenían clima Si Frost, pero no había zagalicos dando porculo a toas horas.

    ResponderEliminar
  6. la_puta_vaga_de_mierda0:18

    Ay, eso de que los opositores a policía no hagan ruído o miren mal a quien lo haga se me hace extrañísimo. En mi biblioteca son los que NUNCA ponen el móvil en silencio, los que no hacen más que dar paseos, es decir, los que no hacen NADA. Y aprueban, oye.

    ResponderEliminar
  7. Los niños y los opositores son enemigos naturales, no deberían compartir biblioteca. De hecho en las bibliotecas debería haber un ala de opositores, donde reinaría el silencio y la gente iría duchada (de los sobacos bibliotequeros no habéis hablado mucho: ¿es más limpia la gente en murcia?)

    ResponderEliminar
  8. SIE, reguapa, ponte unos taponcitos para los oídos y que le den por saco a los niños. El colegio es una maldición para los niños y una bendición para los mayores. Colegio en verano también, YA!
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ummmm... el otro día un mini-Teo estaba jugando al escondite por la biblioteca y me preguntó amablemente si podía esconderse debajo de mi mesa.

    ¿Por favor, señora, puedo esconderme aquí?

    Y cómo te vas a negar con esa carita y tan remono... :)

    ResponderEliminar
  10. Pues no te lo pierdas, que llevo tapones, pero para gritos no hay nada jaja, a mí no me molestan demasiado, me aislo bastante bien pero los polis se lo pasan booooooomba con los zagalicos y zagalicas.
    Eso sí, lo mejor de esa biblio es que el aire acondicionado está puesto como debe ser, y hay un frescorcico agradable pero nada de aclimatarnos para futuros viajes a Siberia.

    ResponderEliminar
  11. A mí pasa igual, pero lo bueno que tienen las bibliotecas en verano es que no hay casi nadie, y que funciona el aire acondicionado. Lo malo son los niños jugando en los ordenadores. Pero nadie es perfecto, ya se sabe.

    ResponderEliminar