27/11/05

DOMINGO

Hoy es domingo... lo sé porque al despertarme entre las sábanas escucho un incesante runrun de un pequeño motor, podría resultar molesto si no fuera porque me acompaña desde que tenía aproximadamente 8 años y es el del puesto de churros que hay justo en frente de casa... mmm churros con chocolate, sí, hoy sí, toca leer el periódico saboreándolos, ahora que los vaqueros han dejado de ceñirse demasiado y mi sentido de culpabilidad ha desaparecido totalmente... mmm, así se empiezan bien las mañanas de domigo, como un dominguero cualquiera.

Hace solecito, me deslumbra y no puedo ver bien la pantalla del ordenador... ¿será una señal para que no escriba tonterías?... demasiado tarde.

Más café, son las once y media, he madrugado... dios sabe por qué hoy que no tenía que hacerlo... y tengo sueño... la culpa es del Trivial Pursuit, cuando los amigos vienen a buscarte a casa un sábado por la tarde sin nada que hacer, definitivamente, es porque se han acordado de quién tiene un Trivial en casa, esa soy yo... lo peor es perder al final jaja.
Tarde con frío, tarde propicia para película en casa, mantita, y nostalgia otoñal... yo estoy propicia para nostalgia simplemente, es el final de una fase para mí, nadie lo sabe pero lo he decidido, el lunes será el retorno a mi vida real, mi rutina agridulce, mi ansiada normalidad.

La última primavera... es la primera película que he encontrado al mirar el tercer estante. Está bien, la acompañaré con esas chocolatinas de la foto (chocolate negro con esas pequeñas bolitas de colorines... mmm... una delicia, mi gran descubrimiento en el LIDL) ; seguro que así estoy menos nostálgica.

10 comentarios:

  1. El LIDL, esa fuente de felicidad inagotable. Siempre hay algo nuevo por descubrir que te hace el día más agradable.

    Eso por no hablar de las ofertas rollo 'taladradora con 8 brocas de diferentes tamaños' por sólo 5'95€. Cosas innecesarias pero irresistibles.

    Ay, el LIDL...

    ResponderEliminar
  2. "Es más largo que un domingo sin futbol..." ¡Cuánta verdad encierran estas 8 palabras! Si no fuera por mi Barça creo que un domingo de estos me habría matado ya.

    ResponderEliminar
  3. Y la foto es de los famosos churros de bajo de tu casa? Porque pintan muy bien! Hace mucho que no como churros ni buñuelos, pero creo que esta Navidad alguno caerá, junto con los mazapanes, el turrón, los polvorones... buf, engordo sólo de pensarlo.

    ResponderEliminar
  4. Guauuu, yo veo esa foto y me lanzo a la pantalla para comerme uno!!! Anda que si...

    Nos vemos!

    ResponderEliminar
  5. mmmm, chocolateeeeeeee... (leer con voz de Homer)

    ResponderEliminar
  6. Qué bien te cuidas.

    Te deseo felicidad en "tu vida real, tu rutina agridulce, tu ansiada normalidad".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ALEVOSÍA: A mí por ahora sólo me traen loca los dulces... si es que soy muy golosa, no lo puedo evitar jaja.

    STIFMEISTER: La verdad es que sí, son largos, excepto cuando tienes un examen o algo parecido el lunes... entonces nunca te da tiempo a nada, se pasa volao jeje.

    @INBLU: Bienvenida. Muchas gracias por comentar aquí, me hace ilusión que me devuelvas la visita; en cuanto a las golosionas y chuchimangos varios de chocolate o no... que te voy a contar, ya lo expliqué en el post ¿Cómo no vas a sentirte gorda?, pero, creo que debería hacer una segunda parte "Y en Navidad más gorda todavía" jaja... pero es que... está todo tan bueno ¿verdad?

    ZIRRUS: Te aconsejo entonces que resistas la tentación de hacer click encima de la foto y ampliarla... mmm... ñam ñam jeje.

    MIS KUBELIK: Tú ya lo sabes, si quieres comprarme necesitas poco jaja una tacita de chocolate caliente y poco más jeje. Besicos.

    FÉLIX: Cierto, aquí hay que aprender pronto que cuidarse, lo que se dice cuidarse bien, hay que hacerlo uno solito jejeje. Gracias por tus buenos deseos, aunque además de felicidad voy a necesitar suerte jaja. Encantada de verte por aquí.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ah, amado chocolate!¡Alegria de mi infancia, consuelo de mis horas tristes!¡Oh marvilloso (atentos al sutil chascarrillo) paladin que endulzas las esperanzas de cada mañana con tu textura incomparable! En definitiva, pero que bueno esta el chocolatito, y que maravilla de roscos, chocolatinas o como se llamen. Con esas bolitas de caramelo delicioso, que recorren la boca despertando las sensaciones. Alguien dijo que al comer chocolate liberamos endorfinas similares a las que invanden durante el coito (al que le pase, que según dicen hay a quien le pasa). En fin, cacao “meravillao” que fuiste moneda de cambio y ahora pagas con tu vida nuestro deleite... Me encanta el post, creo que se nota. Al fin y al cabo, quien no haya pasado una mañana de domingo comiéndose unos churretes es que no ha tenido domingos. Y como nunca hablo por hablare, y cumplo mis venganzas poéticas:

    “CORTAZIANA CON LLUVIA Y CHOCOLATE
    Si una mujer te invita a un chocolate
    espeso espumeante insinuando la tarde
    con mar de albaricoque al fondo
    y tú no sabes si mayo o la mujer si la mujer si lluvia
    todo poema prometido es una mandarina esdrújula
    un voto en vilo un niño mudo en pleno parque
    una acuarela sorda o tres cerezas \
    tristes en un trípode melódico mordaz y el chocolate
    o la mujer y el chocolate
    o la mirada que se filtra por la tarde
    entra por el teléfono
    se derrama indiscreta por las piernas de azúcar
    dice algo sin decirlo la lluvia la mujer el chocolate
    o el poema quizás el poema tal vez la tierra prometida
    o volver a empezar hasta que salga el poema la lluvia
    el chocolate la mujer o”
    (René Rodríguez)

    ResponderEliminar
  9. qué linda atomósfera, algunas-veces también eres extraña-en-la-mañana

    cómo me va gustando tu blog, querida sometimes

    ResponderEliminar
  10. churros...ummmmm eso es algo que extraño a patadas aqui en Canada, recuerdo que los comia a toda hora en mi querida Maracay Venezuela desde que era un chuquillo hasta que parti a estas tierras del norte!

    Excelente reflexion!
    Karl

    ResponderEliminar