19/3/07

La peluquerías me encantan


Me encantan las peluquerías, de siempre, creo que es por esa capacidad de sorprenderme que tienen, ese don para el imprevisto, sí, imprevisto, porque yo preveo que voy a quedar de una manera, me la imagino y monto un esquema sencillo en mi cabeza, no con todo detalle, pero sí a grandes rasgos de cómo quiero que me dejen la melena, y luego, salgo, y no se parece en nada a lo previsto, don para el imprevisto, lo que yo decía.

Pero no me enfada, ni me molesta, ni nada de eso, sólo una vez salí descontenta de una peluquería, y porque a pesar de que yo insistí e insistí, LISO, por favor, pues ella se empeñó en que me había salido un rizo natural muy bonito (me había salido en 35 minutos que llevaba allí, se ve) y nada, ni Diana Ross en sus mejores tiempos.

Decíamos, que me encanta, ese olor aromático de champú (porque los de casa nunca huelen como los de la peluquería, no nos engañemos, incluso aunque te gastes 10 eurazos en esa supercrema maravillosa que dicen que es la que ellos te echan... en casa, ya no queda igual).
Ese final enlacado, ese cierra los ojos una milésima más tarde de que aprete el botón del spray y te escuezan los ojos, pero sólo lo justo, como sólo un auténtico profesional de la peluquería sabe hacer.

Yo además, tengo la enorme suerte, de que en todas las peluquerías puedo participar activamente en la formación de los jóvenes talentos... (traducido: como tengo el pelo largo me lo puede cortar el nuevo, si se equivoca, están a tiempo de apañarlo) * Truco, si te toca el nuevo y querías cortarte 10 cm, di 5, al final vendrá la jefa a recortarte hasta que las capas queden bien y se llevarán 12.

Además aprende una un montón de cosas de las señoras con el tinte en la cabeza: "yo racista no soy, pero a los moros no los puedo ni ver" "se lo tengo dicho a mi hijo, que tiene el colesterol por las nubes de tanta grasa de hamburguesa y patata frita, ten cuidao, mira el del Tío Colás, se fue a Valencia y vino tonto por unos triskis que comió" "tú lo que tienes que hacer es casarte ya y dejarte de tanto estudio y tanta tontería"

La única pena de las peluquerías es ver todo lo que me pierdo, abren esos cajones llenos de cacharros, de rulos, de bigudíes, de otras pinzas raras, cepillos estrambóticos, un montón de cosas, y conmigo lo más que han usado ha sido una tenazas para hacer ondas y una docena de horquillas de moño (de esas que te clavan al estilo picador)... tengo que averiguar cuando los usan (para ahorrar y pedir algo que necesite varios artilugios) o si sólo decoran por los colores o para dar un aura de "estamos preparados para todo".

17 comentarios:

  1. Toma ya, te devuelvo la visita a mi blog y a la vez te estreno el apartado de comentarios de este post.
    Lo del "don para el imprevisto" es lo mejor de las peluquerías, y sin duda esos talentos en potencia que practican con tu cabello hasta dejarlo hecho un cristo también llegan a ser entrañables.
    No suelo ir a la peluquería, pero he de confesar que cuando he entrado en alguna ese aroma te impregna hasta la glándula pituitaria.
    La última parte debe ser lo mejor de ir a la peluquería, debes partirte el pecho ahi mismo escuchando cosas así :P.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Pues en mi caso suele ser un don para la más absoluta monotonía, pero con una triste apariencia de pretendida innovación. O sea, que cada vez que voy me dicen algo parecido a: "Pues esta vez te lo voy a cortar así o asá porque te va a quedar mejor, el remolino queda más integrado que una autonomía del PP, y vas a ir modernísimo perdido". Y al final yo me miro al espejo, veo lo mismo de siempre, más de lo mismo, y sin embargo, teniendo en cuenta lo que me podían haber hecho, lo único que acierto a decir con toda la vehemencia que posee mi varonil voz es: "¡¡Muchas gracias!!"

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente las peluquerías son los centros de cultura de los pueblos, cuando yo era niño e iba a buscar a mi madre alguna vez a la peluquería recuerdo que aquello era como un mundo a parte, era algo así como entrar en una dimensión extraña de olores, extraños artilugios que no aciertas a adivinar para que sirven, ni si sirven para algo y sobre todo una presencia femenina abrumadora, que en los pueblos (al menos en el mío) eso de ir a la peluquería es cosa de mujeres, los hombres (o los que lo aparentamos) vamos a la barbería, que es otro mundo muy distinto impregnado por el olor a "Varón Dandi" (loción y perfume míticos) y lociones para después del afeitado con etiquetas que desde que era niño siempre me han hecho gracia. Claro que lo mejor que tiene son los comentarios deportivos, de las jornadas de caza y otros muchos temas igualmente apasionantes. Que bonito es vivir en la campiña (¡¡jodidos italianos!! -lo de los italianos no tenéis por que entenderlo-).
    Por cierto, ya he descubierto tu identidad, mis dotes de detective son lo mejor, pero era normal que me despistase, hace mucho tiempo, varios años quizá, que no te veo y no tenia ni idea de que pudiese haber entre nosotros conexiones que te llevasen a mi espacio.
    (Momento publicitario) Bueno, me voy a escribir algo a mi espacio, que hoy me ha dado por querer martirizar al género humano.

    ResponderEliminar
  4. PABLO: Pues sí, has sido el primero primerísimo... aunque esas cosas que escucho a veces no me hacen tanta gracia, más de una vez mi cabeza repite el mantra "muérdete la lengua, muérdete la lengua". Bienvenido.

    RUFUS: Eso es porque no me haces caso y pides que te lo corten ahí, cuando está ya tres milímetros más largo de lo habitual.

    PS. ¿más integrado que una autonomía del PP? Estás que te sales.

    MAVERMO: ayy, el Varon Dandy, la de dolores de cabeza que me habrá provocado el afán paterno por ese repugnante olor (y digo dolores dolores físicos).
    En cuanto a la identidad, lo suponía, por eso te leía y nunca dije nada, en plan fantasma, pero al escribir tú sobre la escasez de comentarios... me arrastró el impulso ;P. Ahora, tu curiosidad por identificarme ya la veía más difícil de resolver, por eso te mandé a la Fuente jajaja. De todas formas, sigo honrada y sorprendida de que continúes por aquí. Ciao

    ResponderEliminar
  5. Hay cierta morbosa sensación de placer en lo que se refiere al corte de pelo. Desde lo macabro que supone la amputación de nuestro propio ser. ¿Es la estética reflejo de la personalidad, o nuestra personalidad acaba reflejando el estilo estético? Sea como sea, dejamos que ese homicida con tijeras nos vaya despedazando, parte de nuestro pasado recogido con una escoba y abandonado impunemente en cualquier cubo de basura. Y para colmo, la cuenta.

    ResponderEliminar
  6. Una lista electoral de peluqueros y peluqueras... ganaría la elecciones. Sin dudarlo.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. No suelo ir mucho a la peluquería, y eso que a mí tambiénn me encanta, porque aunque no me gafan lo que yo quiero siempre me gusta cómo me dejan. La peluqueria a la que suelo ir es de barrio, pero muy moderna. El propietario es gay (menuda novedad) y tiene dos chicas y otro chico, tambiñen gay. Con éste último me parto de risa porque cuando me alisa el pelo, yo mientras tanto veo las revistas de cotilleo (imprescindibles), y él las comenta conmigo (mira que hortera, mira que falda lleva, mira qué garrulo el Jose Campos), y al lado está la señora del barrio que ha ido a que la peinen, y en la otra silla otro amigo modenno. Una mezcla total que me encanta.

    ResponderEliminar
  8. MR.HYDE siempre mirando la peseta al final, aaaayyyy, lo de lo estético y el estilo y la personalidad ha sonado a pretendidamente profundo, ahí va mi respuesta, por supuesto, pretendidamente profunda también o (a mandar que para eso estamos):

    "Y la personalidad se cubre de un halo estético, y la estética adopta la luz de nuestra personalidad, y las sombras del estilo dibujan en nuestro ser la soledad de los retazos caídos al suelo que despejan el camino de la felicidad... ¿y tú me lo preguntas? estética eres tú"

    RAMÓN: Cómo se nota que se va acercando la fecha eeeeh, vemos temas electorales en todas partes jajaja Ahora bien, gran razón tienes.

    AMPARO: Así es, y así deberían ser todas las peluquerías, en plan coctelera de día a día, con ese estilo "de andar por casa" que lo mismo se comenta lo cara que está la merluza, la política legislativa del matrimonio, y este número de tinte me gusta más que el otro... dónde va a parar!. Gracias por comentar, un placer.

    ResponderEliminar
  9. Y para ponerse al día del Hola, Diez Minutos y Lecturas, y poner a parir el mal gusto que tienen los ricos para decorar sus mansiones.

    ResponderEliminar
  10. OHhhhhhhh, me encanta ir a la peluquería. Principalmente porque me encanta que me soben el pelo (aunque así escrito quede muy feo, jaja) y claro, es la ocasión perfecta.

    Lo malo es que siempre voy con prisas y a veces me apetecería hacerme un baño de color porque tengo algunas canas ( tinte nunca jamás de los jamases) pero nada, no hay manera porque siempre voy de culo.

    Yo tengo el pelo rizado pero no de esos que parecen de permanente total sino un poco más ancho y ahora lo llevo más o menos larguito, pero escalado, y el de la pelu flipa conmigo y se lo pasa en grande. LO que pasa es uqe a veces le doy algún susto porque claro, como siempre voy con prisas, me lo dejo rizado y en un plis plas está, pero....la ultima vez que fui...tenia ganas de sobeteo, le dije que me lo alisara....y luego ya fueron toda la mañana de culo con el tiempo, por mi culpa, jajaja
    Ahhhhhhhh, que poco previsores ;)

    Besitos guapa!!! COmo vamos con las opos???

    ResponderEliminar
  11. "Cuando estoy en la peluquería..." quita, quita, a quién narices le va a interesar lo que me pase allí, además, hace dos años que no voy, y fue en Málaga.

    Y en la anterior vez me ponían todavía listines de teléfono para alzarme en la silla (o sea, mal que me pese, hace casi 20 años).

    "Me encantan las peluquerías, de siempre"

    O sea, que como dijiste por ahí, no te gustan las películas de acción, pero sí te gusta esa tensión que le invade a uno cuando se entra en la "pelu" (debido en parte a ese aire de centro de cirugía estética que parece -y es-). Vamos, que te va la acción en tu vida real.

    Yo creo que para distraer de los eventuales estropicios que te puedan hacer deberían servir café o pastas (aunque no me imagino el revuelo y conflagración en la peluquería si Sometimes fuese allí si haberse tomado su café necesario).

    Y las peluqueras y demás personal deberían llevar bata blanca, para infundir respeto, porque la opinión de estas chicas no se tiene muy en cuenta. Ya me imagino yo a una niña de éstas del Spejos´ con un recetario diciendo:

    "Ná, va a haber que sanear, está la cosa mu´mala.

    Te voy a mandar al especialista (que está dos sillas más allá), no te preocupes"

    ResponderEliminar
  12. SINTAGMA: Sí, ese es un placer de las revistas del corazón... se llevan la palma la de los toreros, olé. Otra sección a disfrutar, sin duda alguna, las paginas de sociedad del Hola y el próximo enlaza de Pitita y Borja Mari, Vizconde del Pompillo y que cursa un master en NY sobre gestión de empresas (de papá a ser posible)

    IMOGEN: Aaaay, "la opo", se va llevando, jaja, qué remedio queda, yo aún no me he echado ningún tinte o similar... pero intentan siempre convencerme de algo jajaja

    OZKARITZ: No sé por allí como serán las peluquerías, en estas de por aquí, al menos en las que están cerca de mi casa, hay café por las mañanas y por las tardes, y galletas o similares para amenizar la jornada... debe ser por eso que me gustan, no me siento como en la clínica de la Seguridad Social jajaja.

    ResponderEliminar
  13. A mí también me encantan las peluquerías y los peluqueros. La mía encima corre marathones y se apunta a mis conferencias, total,ná. Es genial y siempre entro hecha un desastre y salgo apañaíca.
    Los comentarios de las viejas no tienen desperdicio pero yo añoro los tiempos del plis...que les ponían el pelo azul a nuestras abuelas.

    ResponderEliminar
  14. Soy adicta a las peluquerías, sales no solo peinada, yo de la pelu salgo de mejor humor que con el que entré, me siento mejor, y ya lo más es cuando alguien te dice, que bien te han dejado hoy, estas guapísima.....

    ResponderEliminar
  15. LOLA: Sí, lo del pelo azul pasó a la historia, tengo yo una vecinica, de unos 80 años que lo lleva violeta, como a veces la ayudo y tal con las bolsas, un día me contó que lo lleva así porque su madre, su padre, su marido e incluso sus hijos nunca la habían dejado hacer lo que le daba la gana, así que ahora se había vengado, y el malva le gusta mucho que le recuerda la primavera jaja. Un besico Lola (es que tus conferencias no hay que perdérselas :P)

    MERCE: Eso es lo mejor, salir divina de la muerte... por eso da tanta rabia cuando nadie se da cuenta jaja.

    PS. Menos mal que hubo una próxima, uf, que incertidumbre hemos pasao.

    ResponderEliminar
  16. a mi me quemaron el pelo una vez:
    *peluquera fashion: hazte mechas
    *yo: no
    *que te quedarán bien
    *no
    *venga, te regalo dos...
    *nooooo!
    *va que si, te las hago y estarás monisima
    *venga, va, hazlas (y te callas la boca de una puta vez)

    resultado: el pelo oliendo a cerdo frito y humeante. un mechonazo quemado

    otra vez pedi que bajo ningún concepto quería flequillo... ¿que no quieres? pues toma dos tazas!

    el jueves pasado fuí a cortarme las puntas... me quitaron más de 15 centimetros de melena.
    estoy pensando hacer un curso ccc de peluqueria y hacerme todo en casa

    ResponderEliminar
  17. Anónimo22:07

    Yo quiero ser peluquero,,, pero mis padres no m entienden enn sii ndie me entiende,,, ya sabeis,,, PELUQUERO=GAY! y estoy harto de esas comparaciones!! Pero wnoo k azer,,, la sociedad sois asii!

    ResponderEliminar