2/2/09

El churrero tiene la clave de mi venganza.


¿De cuántas cosas se puede depender en esta vida? Porque siempre llega el momento de desengancharse y pasar el mono. Es tan mala idea dejar de fumar la semana del examen más importante de tu vida como decidir pasar del chocolate y que te deje el novio. A veces la decisión del punto donde girar hacia la independencia marca el secreto del éxito de la operación. Yo siempre pospongo ese momento a esperas de otro mejor donde nadie resulte herido y el oráculo me sea propicio.
Voy a dejar el café ahora, no, ahora no, mejor ahora; desde hoy ya no como más pipas, bueno, desde mañana; no pienso poner ni una cosa más en twitter, en feisbuc, en tuenti o cualquier otro invento diabólico del siglo XXI. Bueno, un poquito más. Ojo, no son propósitos de nuevo año, no, esos los incumples y te remuerde un poco la conciencia si pasas por la puerta de un gimnasio o si ves la bicicleta estática, pero ya está.

Los desenganchamientos son peores, porque si decides posponerlo, al final llega el día de sufrir el mono a la fuerza, y siempre es "de lo más peor". El día que llega el médico y te dice: ni una gota más de café o de repente desaparece el almendracao que alegraba tus meriendas. Yo era fan del aquarius sabor cola ¿por qué nadie me preguntó cómo llevo su ausencia?. ¿A quién le cuentas lo defraudada que te sientes cuando la fox, tnt, axn o el canal de pago que corresponda deja de adquirir los derechos de tu serie americana favorita? ¿Es que nadie se da cuenta de lo diferentes que suenan las voces en español y en inglés? O todos verdes o todos marrones, pero sufrir el cambio, oh, es tan mortalmente incómodo. A vosotros os hablo, que no sé qué habéis hecho con Arrested Development. A vo so tros.

Eso sí, el día que el churrero deje su puesto de churros frente a mi casa con el que lleva enviciándome desde que tenía seis años domingo sí y domingo también. Ese día, a dios pongo por testigo de que no quedará impune el dolor de las desintoxicaciones forzosas y pagarán justos y pecadores, culpables e inocentes, y directivos de cadenas de televisión (que son otra categoría al margen de todo el universo, como de todos es sabido).

Me he prometido no dejar un mes sin post a pesar del estress de test que se ha apoderado de mi vida como de forma tranquila y en estilo pausado expuse en el último post. Es por esto que ahora podréis leer aquí cosas con menos sentido del que ya acostumbro a manifestar.
Como ya dije en su momento, esta es una buena ocasión para desuscribirte si no sabes que hace este blog en tu lector de feeds habitual.

La foto es de los "famosos churros de Huéscar" según reza la página de donde me la han "prestado" para esta ocasión.

18 comentarios:

  1. Larga vida al churrero!!! Por el bien de la Humanidad... :-)

    ResponderEliminar
  2. Llevas mucha razón.

    Has escrito un post genial.

    ResponderEliminar
  3. Sí señorita, muy buena reflexión. Y no, no pienso quitarte de mis bloglines, porque cuando tengas tiempo escribirás y yo te podré leer.

    Besazos y ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Te echaremos de menos, pero al menos has prometido una actualización mensual;) Aviso que vendré a verificar que lo cumplesXD
    Ay cómo te entiendo con lo de las series! Aunque a mí me encantan en VO, ansiosa que es una;)
    PS: a mí ya me quitaron la churrería hace años.

    ResponderEliminar
  5. Na, no podrás aguantar tanto tiempo como para que sólo haya un post por mes.

    Y yo también desayunaría churros domingo si, domingo también... si no me levantase a la hora de comer claro.

    ¿Dejarse los gusanitos rojos cuenta?

    ResponderEliminar
  6. Antes me cortaría las manos que quitar este blog del feed, nena. Cambio y corto.

    ResponderEliminar
  7. la_puta_vaga_de_mierda23:44

    Si yo conseguí desengancharme del messenger y del turismo sexual por la meseta, TÚ TAMBIÉN PUEDES PRESCINDIR DE LOS CHURROS. Sangrarás al principio, no te digo que no, pero todo se pasa. Seguro que encuentras otra cosa a la que hacerte adicta.

    ResponderEliminar
  8. Yo de tí no me adentraría en el tortuoso mundo del desenganche entodavía. Empero, si estás totalmente segura, vete a una clínica y haz las cosas como dios manda. Si no, ya te veo los domingos por la mañana emulando a Smeagle frente al puesto de churros: son mííííííosss...ellos vinieron a la puerta de mi casa...mis churrosssss...nosotros queremosssss...

    ResponderEliminar
  9. Venga ya!!!! De Huéscar? Toda mi familia es de Huéscar!!! (yo no, pero cosas que tienen las generaciones) Quién te ha dado el enlace? Qué fuerteeeeee!!!!

    ResponderEliminar
  10. Lo bueno que tiene desengancharse de algo es cuando vuelves a recaer, disfrutas ese chocolate/cigarrillo/churrosdelapuertadetucasa/cosa, como nunca, y das gracias por habértelo dejado, para así poder volver.
    Bss

    ResponderEliminar
  11. Pásate por mi blogXD Tienes deberes... y nada de suicidarme eh!... si en el fondo sé que te gusta que se acuerden de ti;)

    ResponderEliminar
  12. Sometimes, pienso dejar de fumar la semana de vacaciones que tomaré después del test de jueces.

    Creo que sobreviviré pero, por si acaso no lo hago y muero presa del síndrome de abstinencia que quede constancia de que en este post me avisaste.

    Me ha encantado esta reflexión tuya, jeje.

    ResponderEliminar
  13. Ah!!! y ánimo con el test. Esto es un mal menor... te echaremos de menos.

    ResponderEliminar
  14. Al final,ni el churrero tenia toda la culpa,ni habia que desengancharse de nada.

    La verdad es que no te imagino quitandote de nada que te guste.

    Partido del Sentido Comun (by vayasemanita),sennora fedataria publica.

    Escrito desde el Ipod

    ResponderEliminar
  15. ¡¡Por los churros hacia Dios!!

    :-)

    ResponderEliminar
  16. ¿Qué serían los domingos sin esos churros del desayuno o de la merienda acompañados de un chocolate calentito?

    http://www.niblanconinegro-madrid.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Los bueñuelos de calabaza mucho mejor que los churricos. Y lo digo con conocimiento de causa... qué lo sepan.

    ResponderEliminar
  18. Un día te contaré cómo decidí dejar de tomar alcohol a los 18 años y como jamás me he tomado un cubata ni similar en 20 años. Cuando interiorizas una decisión, la determinación surge con facilidad.

    Ocasionalmente, eso sí, tomo media copa de vino en las comidas, pero claro, todos sabemos que eso es medicinal... y es que ya vamos teniendo una edad.

    En cualquier caso no te preocupes que no te quitamos del GoogleReader.

    ResponderEliminar