27/9/05

VERGÜENZA AJENA


Nunca nadie me oirá decir palabra alguna en contra de aquellos que no aprueban la nueva Ley del Matrimonio por motivos religiosos, ni, como buena jurista, en contra de aquellos que proclaman su inconstitucionalidad en base a razonables argumentos jurídicos, que los hay y muchos, entre otras cosas debido a la oscura literalidad del Artículo 32 de la Constitución "el hombre y la mujer tienen derecho a contrar matrimonio con plena igualdad jurídica"; ahora bien, hacerse abanderado de la causa argumentando cosas como las que he leído hoy en la Sección de Cartas al Director de La Verdad de Murcia.... simplemente me avergüenzan (también al periódico que ciertas palabras como sana, antinaturales, curar, etc las han puesto en cursiva y todo) ahí va: "Gays inconstitucionales
Robert Winkel/SAN JAVIER
Por fin hay un político que tiene bastante osadía para denunciar ante el Tribunal Constitucional una ley tan depravada que nos ridiculiza a los ojos de la mayoría de la gente sana. Tal como el Quijote, con arrojo y pertinencia, declara la guerra a estas relaciones antinaturales.

Espero que irá más allá de la resistencia que encontrará seguramente y que se apoyará en la colaboración de los numerosos colectivos, tanto civiles como religiosos, que comparten su punto de vista, incluso las autoridades musulmanas reconocidas, que ni admiten estas inmorales relaciones. De «matrimonio», ni hablar.

Unos me dirán que estoy exagerando. Creo que no. Confío en el diagnóstico de un eminente catedrático que hace unas semanas revelaba que a esta gente se le puede «curar».

Sería también la oportunidad para expulsar del PP, y de las responsabilidades en el partido, a estas personas tan comprometidas. Por lo menos hasta que se hayan curado. En cuanto a los directivos heterosexuales que opinan de otro modo, lo lamento profundamente. Supongo que se les llamarán al orden. Forman parte de una ideología: tienen que respetarla, seguirla o dimitir. A veces hay que sacrificar las ovejas negras de la familia para conquistar más afiliados y fortalecer la posición política.

Si seguimos con estas uniones conyugales estériles, en unas décadas tendremos problemas de perennidad, salvo si los pocos valiosos machos que nos quedarán se convierten al Islam, se casan con tres o cuatro mujeres, por amor y para criar una docena de hijos (esperando que no sean homosexuales). Sería la solución extrema, pero a la vez abriríamos la puerta a la lenta islamización de Europa.

Hay un proverbio chino que, a la vista de casos de justicieros como éste, mucha más gente debería escuchar atentamente, y que dice que es preferible hacer una buena obra cerca de casa que ir muy lejos a quemar incienso, o el más castizo de la paja en el ojo ajeno, e incluso ese de: antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas a tu propia casa.

9 comentarios:

  1. Es un cúmulo de incongruencias. Te diría que "Ni caso" pero lo cierto es que esta gente plantea un frentismo peligroso y que no refleja la opinión de la inmensa mayoría. Ya la montaron igual en su día con el divorcio, los anticonceptivos y ahora escupen bilis contra una medida que viene a equiparar a unos ciudadanos que tenían sus derechos mermados (y son tan hipócritas que dicen que lo que no les gusta es el nombre, que llamándolo de otra forma no se oponen... pues tuvieron ocho años para equiparar con otro nombre. Pero se ve que no tocaba)Se erige Bob en poseedor de la ideología de un partido que pretende monolítico cuando está claro que hay democristianos y liberales con posturas contrapuestas (los democristianos la del misionero y con la luz apagada y los liberales... Este es mío, que diría Buenafuente)
    En fin un poco de humor ante tanta mala baba. Por cierto un matrimonio supernumerario del Opus es tan estéril como una pareja de homosexuales. Y si el fin del matrimonio es la procreación ¿por qué se casan y hacen voto de castidad? Me lío, me lío.

    ResponderEliminar
  2. Jooer como estan las cabezas...

    Nos vemos!

    ResponderEliminar
  3. Increible, te he tenido que mencionar en mi blog :) (con link, por supuesto)

    ResponderEliminar
  4. Que contra esta carta iban a llover críticas era algo obvio y que no se ha hecho esperar, pero, por su originalidad, merece la pena leerse esta de hoy mismo:
    http://www.laverdad.es/murcia/pg050928/prensa/noticias/Cartas_Murcia/200509/28/MUR-OPI-135.html

    PD. Todo un honor Yhandros

    ResponderEliminar
  5. Quizás la mejor actitud sea la de la carta de respuesta: la ironía frente a la intolerancia.
    Hay una web en Planet Murcia que está vinculada a "Libertad digital", chicos tolerantes donde los haya. Mi mayor satisfacción es ver que nadie contesta a sus provocaciones y que cada post tiene un cerete en el número de comentarios. Claro que eso también le pasa a mi blog. ;-))
    Lo dicho, que está muy bien desarmar con el humor a estos sectarios que piensan además que hablan ex cathedra y su opinión es infalible. Y como decía nuestra anfitriona no voy yo a criticar a los que desde una postura razonada discutan sobre el alcance y lo óptimo de la nueva ley pero de ahí a tildar de enfermedad curable a una orientación sexual hay un abismo y evidencia quién debería hacerse una revisión.

    ResponderEliminar
  6. En verdad me costó creer que la carta fuese en serio, es más, aún en el fondo espero una carta de Mr. Robert diciendo que no hemos entendido lo sutil de su parodia... pero tampoco sirve de nada engañarse porque canallas hubo, hay y habrá. En cuanto a lo de libertad digital, he aprendido que una persona cuanto más proclama la libertad, la democracia, etc antes corrompe el sentido de esos valores haciendo totalmente lo contrario, a la mínima ocasión... va a ser meterme en camisa de once varas pero es justo lo que le pasa a algunos políticos catalanes, por ejemplo, que se pasan el día hablando de la libertad de expresión, y la opresión contra la misma, pero en cuanto adquieren cualquier tipo de poder tratan de prohibir obras de teatro, panfletos o cualquier otra cosa argumentando que están en español y que se paga con dinero público, es decir, "ahora, como tengo la sartén por el mango, pues yo digo en que lenguaje se puede ejercer la libertad de expresión y en cual no". Buf, esto me daría para otro post, jeje, gracias por tus meditadas contribuciones rafael, invitan al debate. ciao

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué puedo decir yo que no hayáis dicho ya? Esto me pasa por despistarme y llegar el último. En primer lugar viene de maravilla un topicazo: la libertad de expresión, su esencia, es que hay que respetar el derecho a opinar de todos, aunque no todas las opiniones sean respetables. Y en este caso esta claro que no lo son, no solo porque en el fondo subyace un evidente sentimiento de miedo a lo gay por parte de un amplio sector de la población que se han colgado la medalla de la normalidad. “Normal” es un calificativo sobrevalorado, que por regla general hace referencia a lo frecuente. Si lo frecuente es una unión heterosexual estos paladines de la tradición, herederos del Cid (como tal autoproclamados), directamente tildan de anormal todo lo que no se amolde a sus limitadísimos patrones sociales. Quien se mueva no sale en la foto, todos quietecitos y a decir “patata”, para dar ejemplo de que este país no ha variado socialmente desde el siglo XVI y sus muy católicos monarcas. Entonces comienzan con esos juegos meta-lingüísticos sobre el verdadero significado etimológico de la palabra matrimonio o una mas que ambigua fundamentación jurídica en nuestra Constitución. Pero el matrimonio no es patrimonio de la cristiandad, ni es ahora lo que fue en su día. Nació, creo recordar, como institución que garantizara la filiación de los hijos nacidos de una unión. Pero desde entonces ha cambiado muchísimo, y claro que en gran medida afectado por la visión judeocristiana que heredamos del imperio: pero eso no quiere decir nada. No hay moldes ni barreras, solo las que nosotros mismos ponemos. A veces nos portamos como esos mimos encerrados en una caja de paredes invisibles, cuyos limites impalpables dependen únicamente de lo valientes que seamos para dar un paso mas allá. No faltaran quienes desde una determinada visión jurídica, psicológica, moral, religiosa, social pretendan justificar lo que no es, ni mas ni menos, que una situación injustificable.
    Para terminar, que ya me estoy pasando, un apunte mas. Aducen los que se oponen a la legalización del matrimonio gay que a fecha de hoy apenas una treintena de parejas han decidido formalizar su unión de esta forma. Sus propias razones los condenan, y quien quiera comprender que comprenda.

    ¡¡PAZ!!

    PD: Cuando escribo esto ya se ha aprobado el articulo 1 del nuevo Estatut catalán, que define a Catalunya como una nación, de dudosa constitucionalidad. Y es cierto lo que afirma nuestra anfitriona: ay de aquel que pretenda ser alguien en cataluña sin saber catalan, ay de aquel que no se sepa de memoria “Els Segadors”, ay... ay...

    ResponderEliminar
  8. Hay que ver, el que vosotros tengais la deferencia y os tomeís la molestia y el tiempo para comentar tan bien el post, me obliga a mi a contestaros de igual forma, y no sé si estaré a la altura.
    Hyde: No sé si estoy muy de acuerdo en eso de postura injustificable de quienes no aceptan la palabra matrimonio, a mí me parece bien y muy respetable la postura de algunos movimientos católicos contra la expresión, y ello, porque es coherente con sus principios, en realidad lo que me parece inaceptable es la actitud de fondo que late en esa carta, que no es otra que un marcado sentimiento de superioridad, en esta ocasión de católico contra gay y que manifiesta en claramente en esas palabras de "gente sana" "ovejas negras" etc. pero también me parece profundamente reprobable la actitud opuesta, de personas gays y no gays contra católicos utilizando términos despectivos como "beatillos" y muchos más que no voy a enumerar. En conclusión, lo que veo enormemente despreciable es ese aire de superioridad que últimamente abarca a todas las esferas, que manifiestan en sus declaraciones de confrontación con aquellos que no piensan igual sin argumentos, sólo basados en que su creencia es mejor que la del otro por el simple hecho de que ellos son los buenos y los otros los malos... y que por supuesto también se repite en el grupo confrontado pero al revés.


    PD. En cuanto a lo de Cataluña, sinceramente, más que el término nación de su título preliminar (que creo que, a pesar de las aspiraciones del Sr. Rovira, simplemente es reflejo de esa necesidad diferenciadora del resto de autonomías que siempre ha tenido Cataluña -baste recordar que la Constitución habla de regiones y nacionalidades precisamente porque ellos no querían ser una región como las demás... y ahora que otras CCAA han puesto en sus Estatutos nacionalidades pues...necesitan otra palabra-) lo que realmente me preocupa del Estatuto catalán es que declare al TSJ (Tribunal Superior de Justicia) de Cataluña como la última instancia y le otorgue la competencia de unificación de doctrina, para los legos = hasta ahora esa es precisamente la función del Tribunal Supremo, y también eso que quiere hacer de la Agencia Tributaria Catalana lo que quiebra todo principio de unidad de caja y de solidaridad entre los territorios del Estado... eso son verdaderamente las partes inconstitucionales que deberían levantar polémica porque atentan contra la seguridad jurídica y estabilidad del Estado... buf Hyde tenía que haber hecho un post para responderte jajaja. Ciao.

    ResponderEliminar
  9. Creo que el tema de las bodas gays sera como en su día el de la polémica por el divorcio, se irá acallando. Eso si, los que gustan de despotricar sobre diversos temas en política me parece que van a hacer su agosto: el Estatut catalán, aprobado unas horas antes de escribir esto, que si los Presupuestos Generales del Estado, que si el matrimonio gay, que si pitos y flautas. El Partido Popular por su parte en una posición a veces firme y decidida (por ejemplo frente a ERC y PSC y su Estatut magico, en palabras de Buenfuente: "Habemos Estatut. Hubo fumata blanca, porque hay que estar fumao para aprobar eso") y en cambio su indecision y paso hacia la derecha con el tema del matrimonio homosexual. Como telon de fondo una jerarquia eclesiastica intransigente, anacronica y pretendidamente garante de no se cual moral que debe ser la de todos, incluso de los que no la aceptan, y que desde medios como la Cope o los afines a Intereconomia han presionado a Rajoy a decidirse por el recurso ante el TC.
    En cuanto al tema de que la Iglesia hace lo que debe hacer, porque son sus principios de fe, disiento totalmente. El catolicismo, por desgracia, no se basa unicamente en los Evangelios sino en dos fuentes mas que son las que provocan este inmovilismo tan molesto. Por un lado la tradicion de los Padres de la Iglesia, como San Alberto Magno, la patristica que la llaman. Y por otro, el mas peligroso, el magisterio de la Iglesia que es algo asi como: "Mmmm bueno, el evangelio dice blanco pero como nosotros somos tan teologicamente desarrollados y estamos iluminadisimos... pues decimos que negro y eso es lo que vale, que el evangelio tiene ya un puñao de años". Y de esa dinamica tan peligrosa han nacido aberraciones como la infalibilidad del Papa, declarada dogma en el siglo XIX, o esa corriente cada vez mas preocupante de acallar todas las voces disidentes por mucho valor que tengan (como es el caso de los mas de 11000 sacerdotes jesuitas que fueron "invitados" a abandonar la orden, una gran perdida).

    ¡¡PAZ!!

    ResponderEliminar